COMENTARIO DE UN MAPA HISTÓRICO

El mapa, como documento histórico, es fundamental para el estudio de múltiples temas, ya que permite acercarnos a la realidad histórica y visualizar el espacio en el que se desarrollan los acontecimientos o su evolución en el tiempo.

Los pasos a seguir son:

1. Clasificación:
Título. Si no lo tiene debemos ponerle uno.
Fecha de los acontecimientos.
Tipo del mapa: de situación (muestra un acontecimiento en una época determinada, por ejemplo, Europa en 1815); de evolución (refleja una situación en etapas diferentes, como el proceso de la unificación italiana: 1859-1870).
Escala: permite calcular la distancia real en la relación con la representada en el mapa.


2. Análisis y explicación:
Explicar el contenido del mapa describiendo sus diferentes elementos ayudándonos de los colores, signos y símbolos de la leyenda.
Explicar los acontecimientos históricos que se reflejan en el mapa.


3. Relación con el tema:
Redactar el comentario haciendo una pequeña introducción (presentación del documento), desarrolla el contenido explicando el contenido del mapa y relacionándola con los apartados del libro.


4. Conclusión:
Realiza un pequeño resumen, y una valoración y significación histórica del contenido representado en el mapa.


Pon atención al siguiente ejemplo:

Europa tras la Paz de Versalles (1919-1920)

1. Clasificación:
El título del mapa es el de Europa tras la Paz de Versalles en 1919-1920 o lo que es lo mismo, la situación de Europa tras I Guerra Mundial.
Es un mapa de la situación política europea que proporciona información sobre las fronteras de los antiguos imperios y los nuevos estados que surgen tras la Gran Guerra.
2. Análisis y explicación:
Observando la leyenda vemos que el mapa refleja con diferentes colores y flechas las distintas pérdidas territoriales y la desmembración de los antiguos imperios (ruso, austro-húngaro, turco, alemán(Alemania, por ejemplo, pierde todas sus colonias) y la formación de los nuevos estados, así como la devolución de territorios a sus anteriores propietarios.
Los acontecimientos históricos que destaca el mapa son la disolución de los viejos imperios absolutistas y la aparición de nuevos Estados independientes, sobre todo en la Europa central y balcánica (como detalle significativo aparece Noruega, Estado independiente de Suecia desde 1905).
• Alemania devuelve a Francia Alsacia y Lorena; a Polonia, la Posnania y el corredor de Dantzing (sin incluir esta ciudad que fue declarada libre); a Bélgica, Eupen y Malmédy, y mediante plebiscito, Schlewig a Dinamarca.
• El Imperio austro-húngaro desapareció. Con sus territorios se formaron los estados independientes de Austria, Hungría, Yugoslavia y Checolosvaquia.
• Rusia, al ser tratada como un país derrotado por haber abandonado la contienda en 1917, tuvo que reconocer la independencia de Polonia, Estonia, Letonia, Lituania y Finlandia.
• En el Adriático se conceden a Italia Trieste, parte de Istria y Dalmacia, con población italiana, y el valle del alto Adigio.
• Desaparece el Imperio turco quedando reducido a la Península de Anatolia.

3. Relación con el tema:

El denominado diktat de Versalles, por los alemanes, en el fondo, reflejaba poca colaboración con el vencido.
De los mencionados Catorce Puntos de Wilson es necesario que recordemos en nº 8 “todo territorio francés debe ser evacuado y las partes que han sufrido la guerra deben ser restauradas: Alsacia y Lorena, en poder de Alemania desde la Guerra franco-prusiana de 1871”; en el nº 10, “a los pueblos de Austria-Hungría debe dárseles la ocasión para su desmembramiento autonómico”; el nº 13, “debe crearse un estado polaco independiente”, sobre todo, el último que es el germen de la Sociedad de Naciones (SDN).
Desaparecen los grandes imperios multinacionales y absolutistas; el otomano, había comenzado su reducción en 1699 al ceder Hungría a los Habsburgo y retirarse más tarde de los Balcanes; ahora, fuera del marco geográfico del mapa, pierde Irak, Palestina y Siria.
Toda esta nueva organización del mapa europeo se realizó a través de cinco tratados, incluido el de Versalles (firmado con Alemania), que recibieron su nombre de los cinco palacios de París en que fueron firmados:
• Tratado de Saint Germain (1919), firmado con Austria. Confirmó la desintegración del Imperio austro-húngaro. El país queda reducido a su núcleo central, a un pequeño Estado.
• Tratado de Neuilly (1919): Bulgaria pierde su salida al mar Egeo al ceder a Grecia la costa tracia.
• Tratado de Trianon (1920): firmado con Hungría, autoriza la independencia de este Estado.
• Tratado de Sèvres (1920): señaló el final del Imperio turco. Turquía quedaba reducida prácticamente a sus límites de Asia Menor.

4. Conclusión:

Por tanto, tras 1919 con la firma de los diversos tratados de Paz queda configurado un nuevo mapa de Europa, que sería modificado tras la Segunda Guerra Mundial. Tratados que serían humillantes para los países perdedores, sobre todo para Alemania. Esto provocaría un sentimiento revanchista que en poco más de dos décadas desencadenaría un nuevo conflicto bélico mucho más mortífero y destructivo.
A %d blogueros les gusta esto: